domingo, 12 de mayo de 2013

El paso de Sonic por la clase de Educación Artística

Cuando comenzamos el curso y Pilar nos ofreció trabajar la educación artística a través de los sueños nos pareció una idea muy original de aprender nuevas formas de realizar un proceso interior a la vez que se trabaja con la expresión artística.

Es cierto que al principio a Sonic le costaba mucho acordarse de sus sueños, algunos de los que recordaba le resultaban demasiado personales para comentarlo o dibujarlo y otros eran pedazos sueltos de sueños. Pero poco a poco se fue sumergiendo en la clase y en los sueños, lograba recordar más y más y cada vez tenía más cariño a su cuaderno de sueños.

Cuando Sonic estuvo ayudando en la realización de la dramatización del sueño de un compañero en clase se pudo dar cuenta de muchas cosas nuevas, las personas que representaban a las de su sueño, tenían su propia idea de lo que hará con su madre o de lo que haría su madre con él, por esto resultó que algunos comportamientos no eran los esperados por el director del sueño. A base de hacer varios intentos y de decir como sería mas o menos la situación logramos contemplar lo que podría haber sido el sueño que el tuvo días antes. Fue una experiencia muy enriquecedora para todos, y algunos se sintieron muy utilizados al ser maletas, cosa que en verdad nadie había pensado en un principio.

Todos los días tenía un tiempo de taller, en el que trataba de profundizar más en sus sueños, añadir mas detalle a los dibujos y pensar cosas que le removieran por dentro de su vida por estos sueños. A su vez Sonic se sentía muy curioso por ver que hacían sus otros compañeros de clase. Algunos tenían conversaciones acaloradas sobre la religión, otros dibujaban de tal forma que parecía que una pompa invisible les rodease y les separara del mundo exterior, otros compartían sus dibujos y sus historias con los demás y otro pocos intentaban tirar de imaginación porque no conseguían recordar ningún sueño.

Ha sido una experiencia de reflexión para Sonic, pero además de esto ha podido conocer mucho más a todos sus compañeros, compartir emociones, sueños, pesadillas, sonrisas y lágrimas.

Todo esto ha hecho mella en el corazón de Sonic y cuando el vaya a enseñar educación artistica a los pequeños animalitos del bosque, nunca olvidará esta experiencia y como a través de los sueños ha logrado avanzar tanto en su expresión artística y a la vez en su mundo interior y la sincronía de este con todo lo que le rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada